Busto de Pitágoras

Raíces del pensamiento filosófico: La Escuela Presocrática

20/07/2023
Carlos López
Sin comentarios

En la historia del pensamiento filosófico, la Escuela Presocrática ocupa un lugar fundamental. Este periodo, que abarca desde el siglo VII a.C. hasta el siglo V a.C., precedió al florecimiento de la filosofía clásica y sentó las bases del pensamiento racional y científico. Los filósofos presocráticos cuestionaron el mundo que los rodeaba, buscando explicaciones racionales y naturales para el origen y la naturaleza de la realidad.

Qué es y qué propugna el pensamiento presocrático?

El pensamiento presocrático se refiere al período anterior a Sócrates en la historia de la filosofía occidental. Los filósofos presocráticos estaban interesados en explorar y comprender la naturaleza del cosmos y la realidad a través de la razón y la observación. En lugar de basarse en explicaciones mitológicas, buscaron principios racionales y naturales para explicar el origen y el funcionamiento del universo.

Cómo se originó el pensamiento presocrático?

El pensamiento presocrático se originó en las colonias jónicas de Asia Menor, en la actual Turquía, durante el siglo VII a.C. Los jonios, comerciantes y navegantes, entraron en contacto con diferentes culturas y tradiciones, lo que impulsó su curiosidad intelectual. A partir de ahí, surgieron pensadores como Tales de Mileto, considerado uno de los primeros filósofos presocráticos, quien postuló que el agua era el principio fundamental de todas las cosas.

Pensamiento distintivo de la escuela presocrática

El pensamiento presocrático se caracteriza por su enfoque en la naturaleza y su búsqueda de principios fundamentales. Cada filósofo tenía su propia teoría sobre el elemento primordial o arjé que constituía la realidad. Desde Tales de Mileto, que creía en el agua, hasta Heráclito, que enfatizaba el cambio constante, y Parménides, quien sostenía la inmutabilidad del ser, estos pensadores sentaron las bases de la filosofía occidental.

La influencia del pensamiento presocrático a lo largo de la historia

El pensamiento presocrático tuvo una influencia significativa en la historia del pensamiento humano. Su enfoque en la razón y la observación allanó el camino para el desarrollo del pensamiento científico y filosófico. Sus ideas sentaron las bases para la reflexión sobre la naturaleza y el cosmos, influyendo en filósofos posteriores como Platón y Aristóteles.

La influencia del pensamiento presocrático en la actualidad

Aunque han pasado siglos desde el periodo presocrático, su influencia sigue presente en la actualidad. La valoración de la razón y la búsqueda de explicaciones racionales para la realidad continúan siendo fundamentales en la ciencia y la filosofía contemporáneas. Los principios presocráticos de cuestionar y explorar el mundo que nos rodea siguen inspirando la búsqueda de conocimiento y la comprensión del cosmos y nuestra existencia.

Principales componentes de la escuela presocrática

Los filósofos presocráticos más destacados incluyen a Tales de Mileto, Anaximandro, Pitágoras, Heráclito, Parménides y otros. Cada uno aportó su enfoque y teorías distintivas para comprender la naturaleza del universo y el cosmos.

 

El razonamiento presocrático

Cada filósofo presentaba su propia visión única del mundo y su intento por descubrir los principios básicos que subyacían en la realidad. Sus ideas sentaron las bases para el desarrollo de la filosofía y la ciencia en la antigua Grecia y tuvieron un impacto duradero en la historia del pensamiento humano. Estos son solo algunos ejemplos de los razonamientos de los pensadores presocráticos.

Tales de Mileto:
Propuso que el elemento primordial o arjé que constituía todas las cosas era el agua. Observó que el agua era esencial para la vida y era comúnmente presente en el mundo natural, lo que lo llevó a creer que debía ser el principio fundamental.

Anaximandro:
Contrario a Tales, Anaximandro propuso que el arjé era algo más abstracto y eterno, a lo que llamó “apeirón”. Creía que todas las cosas tenían su origen en este principio indefinido e infinito.

Pitágoras:
Considerado un matemático y filósofo, Pitágoras sostenía que los números eran el principio fundamental del universo. Creía que las relaciones numéricas eran la base de todas las cosas y que los números estaban presentes en la esencia de la realidad.

Heráclito:
Defendió la idea de que el cambio era la característica fundamental de la realidad. Su famosa afirmación “todo fluye” refleja su visión de que el mundo está en constante transformación y que el cambio es una parte inherente del orden natural.

Parménides:
Argumentó que el ser era inmutable y que el cambio y la multiplicidad eran ilusiones. Sostenía que solo el ser era real, y que el devenir y el cambio solo eran apariencias engañosas.

Empédocles:
Propuso que existían cuatro elementos fundamentales: tierra, aire, fuego y agua. Creía que todas las cosas estaban compuestas por combinaciones diferentes de estos elementos, y que el amor y el odio eran fuerzas que regulaban su mezcla y separación.
Además de dichos elementos, propuso que el amor y el odio eran las fuerzas que los combinaban y separaban, lo que llevaba a la creación y destrucción de las cosas.

Anaxágoras:
Introdujo el concepto de “nous” o mente como principio fundamental del universo. Sostenía que el nous era el agente que ponía en movimiento y organizaba todas las cosas en el cosmos. Afirmó que todas las cosas estaban compuestas por una mezcla infinita de partículas diminutas llamadas homeomerías, y que el nous (mente) era el principio ordenador y regulador de estas partículas.

Meliso de Samos
Siguiendo la línea de Parménides, argumentó que el ser era infinito, inmutable e indivisible, y que el cambio era solo aparente.

Gorgias:
Conocido como un sofista, sostenía que nada existe, y si existiera, sería incognoscible; y si fuera cognoscible, no podría ser comunicado.

Zenón de Elea:
Discípulo de Parménides, planteó paradojas sobre el movimiento para demostrar que el cambio y el devenir eran ilusiones.

Conclusión

La Escuela Presocrática representa las raíces del pensamiento filosófico y científico en la historia de la humanidad. Sus filósofos cuestionaron y exploraron la naturaleza del mundo, buscando explicaciones racionales y naturales para la realidad. Su influencia en la historia y en la actualidad es innegable, y sus principios continúan inspirando el camino hacia una comprensión más profunda del cosmos y nuestra existencia. El legado de la Escuela Presocrática perdura como una chispa intelectual que sigue encendiendo la curiosidad y el deseo de conocimiento en la búsqueda de la verdad.

Todas las categorías